Los insultos a las diputadas reflejan el ensañamiento que sufren las mujeres políticas, Maite Gutiérrez en La Vanguardia

En las últimas semanas el escrupuloso civismo que había sido la enseña del movimiento soberanista durante largo tiempo parece haber desaparecido. La decisión de la CUP de no dar apoyo a la investidura de Artur Mas ha derivado en una pérdida de las formas, en ambos bandos de la contienda, que han tenido como principales víctimas a las mujeres que se dedican a la política.

Maite GutiérrezLeer artículo en La Vanguardia

Sin ir más lejos las diputadas de la CUP han tenido que aguantar estos días una lluvia de graves insultos machistas. “Tiorras feas”, “puta”, “malfollada”, “vieja”… Descalificaciones basadas en su aspecto o edad, no en su capacidad negociadora o inteligencia. De sus compañeros varones, en cambio, nada se ha dicho. En suma: machismo en toda regla.

Lo cierto es que lo ocurrido en estos días en Catalunya no es una excepción. En política, lejos de ser ejemplar, abundan este tipo de actitudes.

Uno de los casos más recordados es el de la ministra socialista Leire Pajín, objeto también de múltiples comentarios denigratorios –“cada vez que le veo la cara y esos morritos, pienso en lo mismo”, dijo de ella el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva–. A Begoña Villacís la llamaron fondona no hace mucho; Ada Colau ha hecho frente a menciones de todo tipo sobre su vestimenta y a Pilar Rahola la calificaron de “puta” esta semana en una tertulia de 13TV.

No son simples chanzas. Lo peor que se puede hacer en estos casos es ignorar el insulto, porque se banaliza lo que en realidad constituye una agresión machista, remarca Sara Berbel, del colectivo Feministes de Catalunya. “Todas estas descalificaciones tienen como objetivo deslegitimar intelectualmente a la mujer –insiste esta activista–, porque si discutes sus ideas te sitúas en una situación de igualdad frente a ella, las consideras tu igual, en cambio si la desprecias por ser mujer, por cuestiones relacionadas con su aspecto o vida personal, la pones en una situación de inferioridad”. Así, se contribuye a crear una imagen distorsionada de ellas, con una pérdida de valor automática de su labor profesional.

Carmen Alborch recuerda con cierta tristeza cómo preparaba sus comparecencias como ministra, la presentación de proyectos o iniciativas políticas, y al final muchos periodistas se acababan fijando en su atuendo. “Me daba mucha rabia, en general yo me he sentido bien tratada pero sí notaba cierta banalización de mi trabajo”, señala esta doctora en Derecho. El especialista en igualdad de género Miguel Lorente, que participó en la gestación de la ley integral contra la violencia de género, vio de cerca el acoso y derribo al que se sometió a Bibiana Aído durante su etapa gubernamental: “había una crítica añadida por ser mujer y joven, de su persona, de su familia…”. “La cuestión subyacente está clara: como sociedad, aún pedimos a la mujer de éxito que asuma unos roles y cánones determinados; para estar en la escena pública han de cumplir unos criterios estéticos, de lo contrario se la cuestiona”. Pero esta exigencia social encierra una trampa, sigue Lorente, porque cuando una mujer bella ostenta poder se pone en entredicho su capacidad, “se dice que está ahí por sus atributos físicos; un hombre, en cambio, nunca ha de escuchar estos comentarios”. En el mismo sentido apunta la diputada popular Andrea Levy: “a mí me han interpelado constantemente sobre mi vida privada, y estoy segura que a un compañero varón no se lo hubieran hecho; da la impresión de que una mujer que llega al poder ha de asumir un rol tradicional masculino, si no, no encajas y estás en el punto de mira”.

No es un problema exclusivo del mundo político. “Pese a que hemos avanzado en igualdad de género, aún aguantamos el peso de una cultura machista acumulada, no podemos ni debemos bajar la guardia”, destaca la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La edil hace un llamamiento a no normalizar estos comentarios denigrantes: “a una mujer política se la debe valorar por lo mismo que a un compañero hombre, por sus aciertos o errores, por sus medidas, pero no por cuestiones como las que escuchamos continuamente; son insultos que forman parte de una sociedad machisma, la versión más extrema de la cual está en los asesinatos de mujeres”.

Frente a este tipo de agresiones verbales, muy usuales en Twitter, pero también en tertulias y artículos de opinión, la diputada socialista Eva Granados reclama mayor unión, educación y pedagogía. El machismo no está superado y la igualdad aún no es una realidad, por eso, insiste, las políticas de genero continúan siendo más necesarias que nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s